El español internacional

El español internacional –también llamado “neutro”, “global” o “panhispánico”– es la modalidad del español que no es propia o característica de un país concreto y que puede funcionar bien en todo el mundo hispánico. Esta variante del español permite la comunicación entre hablantes de cualquier país de habla hispana sin que se produzcan errores de comprensión. Se caracteriza por utilizar un léxico común a todas las modalidades del español y tener una entonación que no es particular de ningún lugar en concreto. El español internacional puede escucharse principalmente en los doblajes y en los medios de comunicación.


A continuación analizaremos parte por parte las características lingüísticas del español neutro: (1) su entonación y pronunciación, (2) su gramática y (3) su vocabulario.





Entonación y pronunciación


Para escuchar los sonidos que aparecerán a continuación, consulta la página https://soundsofspeech.uiowa.edu/home.


1) [s] vs. [θ]

La grafía para el sonido [s] es “s” y para el sonido [θ], característico del español de España es “z” y “c + e, i”.

El español internacional prefiere usar solo el sonido [s], tanto para las palabras que se escriben con “s” como las que se escriben con “z” y “c + e, i”. Este fenómeno se llama “seseo”.

Por ejemplo, una palabra como “casa” y otra como “caza” se pronuncian igual en español internacional y en la mayor parte de las variantes del español [kaˈsa], pues el seseo es general en toda América y en España, sobre todo en Canarias y Andalucía.


2) [ʝ] vs. [ʎ]

Los sonidos [ʝ] (grafía “y”) y [ʎ] (grafía “ll”) se pronuncian por lo general de la misma manera: como [ʝ] o [j], mientras que el sonido [ʎ] cada vez se pronuncia menos. Este fenómeno se denomina “yeísmo” y está cada vez más extendido en América y España.

Por ejemplo, una palabra como “pollo” y otra como “poyo” se pronuncian igual en español internacional [poˈʝo].

El español internacional admite también las variantes rehiladas de la zona rioplatense (Argentina, Uruguay), en las que “ll” y “y” se pronuncian como [ʒ].

A veces la “ll”/“y” se debilita hasta ser una [i]: “ella” en algunas variantes del español se pronuncia [eia] (o incluso [ea], pero esto último no es admitido).


3) [tʃ]

La grafía que corresponde a este sonido es “ch”.

[ʃ] sólo se pronuncia en anglicismos como “show” o en otras palabras de origen particular, como es el caso de algunos nombres y topónimos indígenas.


4) [h]

Es el sonido que corresponde a las grafías “j” y “g + e,i”, además de [x]. [h] está muy extendido en el sur de España, Canarias y buena parte de América.


5) Relajación articulatoria de algunas consonantes a final de sílaba o de palabra

Por ejemplo la “-s” o la “-n” en palabras como “estás” o “están”. En posición interior de sílaba, el estándar internacional acepta la relajación o incluso pérdida de “n” o de “s”, pero se tiende a restituir en posición final para que no se confundan la segunda persona del singular y la tercera del plural de los verbos en presente con la tercera del singular “está”. Así, por ejemplo, “estás” puede pronunciarse como [e(h)tasˈ] y “están” como [e(h)tanˈ].


6) Se evitan fenómenos que son muy regionales, como por ejemplo la nasalización de las vocales en el español del Caribe o las vocales caedizas del español mexicano (decir [toˈd´s] en lugar de [toˈdos] o [`ntonˈs] por [entonˈses]). Se recomienda pronunciar las dos vocales del diptongo (diptongo es cuando se juntan dos vocales como ei, ai, ou, au…) y se evitan los cambios de vocales, diptongaciones espontáneas, etc.


7) En cuanto a la entonación (la música de la lengua), una de las tendencias consiste en eliminar de ella cualquier rasgo de referencia que permita identificarla con un país concreto. Se puede oír por ejemplo en los doblajes de películas. Otra de las tendencias se centra en el mantenimiento de la entonación de la variante del español hablada, pero matizándola. Se puede oír sobre todo en informativos, entrevistas y otros espectáculos televisivos, o en películas.



Gramática


1) Vosotros/ustedes

El español internacional no usa el pronombre “vosotros”, ya que en América se utiliza sólo “ustedes” (tanto para el tratamiento formal como para el informal). Además, “ustedes” se construye en América con el verbo en 3ª persona del plural (“ustedes ven”).

Debido a la generalización de “ustedes”, el posesivo “su” ha pasado a tener muchas posibilidades de referencia; por ejemplo, “su casa” puede significar “la casa de usted”, “la casa de ustedes”, “la casa de vosotros”, “la casa de él”, etc. Por eso se recurre con frecuencia a construcciones del tipo “su casa de él”, “su casa de ustedes” o “la casa de él”, “la casa de ustedes” (sin el posesivo y con el artículo determinado). De esta manera se evitan malentendidos. Por analogía, también se usan esas construcciones en cualquier persona gramatical, aunque no haya peligro de malentendidos: “la casa de nosotros”, “el coche de vosotros”, etc.


2) Tú/vos

El tratamiento de confianza para la 2ª persona del singular es el pronombre “tú” en el español internacional, aunque la forma “vos” se usa en muchas zonas de habla hispana. Caracteriza, por ejemplo, el habla prestigiosa de Argentina.


3) El español internacional evita el laísmo (fenómeno que consiste en decir la forma del pronombre de complemento directo “la” en lugar de “le”, pronombre de complemento indirecto: “Ya la dije” en vez de “Ya le dije (a ella)”), el loísmo (decir la forma del pronombre de complemento directo “lo” en lugar de “le”, pronombre de complemento indirecto: “No lo gustó lo que le dijiste” en vez de “No le gustó lo que le dijiste”) y el leísmo (decir “le”, forma del pronombre de complemento indirecto en lugar de “lo”, pronombre de complemento directo. Está muy extendido el leísmo referido a persona masculina: “Yo le vi (a Juan) el otro día” en vez de “Yo lo vi el otro día”). Se recomienda usar los pronombres conforme a su función sintáctica:

Formas de la 3ª persona de complemento directo (acusativo)


  • lo (masculino, singular)

  • la (femenino, singular)

  • los (masculino, plural)

  • las (femenino, plural)


Formas de la 3ª persona de complemento indirecto (dativo)


  • le (masculino, femenino, singular)

  • les (masculino, femenino, plural)

4) En cuanto al orden sintáctico de las palabras en la oración, en el español americano se prefiere el orden SVO (sujeto + verbo + objeto: “Ellos hacen el examen”) y se extiende a otras construcciones; por ejemplo: “Al yo salir”, en vez de “Al salir yo”.

El orden de las palabras en las preguntas es verbo + sujeto (¿Lo has visto tú?, ¿Qué quieren ellos?”). En el Caribe y en algunos países de Centroamérica este orden se invierte (sujeto + verbo: “¿Qué tú haces?”) y siguen el patrón de las afirmativas (SV).


5) Pretérito perfecto (ha hecho) /indefinido (hizo)

En América está muy extendido el empleo del indefinido y se usa en algunos casos en lugar del pretérito perfecto, especialmente en su significado de “pasado actual” (“Hoy he ido a la playa” (España) vs. “Hoy fui a la playa” (América), “Lo he visto hace un momento” (España) vs. “Lo vi hace un momento” (América).




Vocabulario


Para evitar regionalismos lingüísticos, en muchos casos el español internacional prefiere el término más culto o formal (“automóvil” o “auto” frente a “carro”, “coche”), que no siempre es el más utilizado en todos los países, pero sí es el menos ambiguo a nivel panhispánico. Otro ejemplo es la palabra “computadora”, muy extendida en toda América, pero no así en España, donde se usa el término “ordenador”, ni en Chile, donde se prefiere la forma masculina (“computador”).

También se evitan vocablos que en algunos países puedan tener un significado grosero o malsonante, o aquellos que puedan provocar malentendidos. Por ejemplo, “Refacción para coches” es una expresión común en México que significa “recambio, reparación de automóviles”. Sin embargo, “refacción”, en otros países, significa “comida, merienda” y finalmente, en otros, este vocablo es desconocido o muy culto. Lo mismo ocurre con el verbo “coger”, tan común en España (coger el autobús, coger el libro…) y que en América tiene connotación sexual (significa “fornicar”). Por eso, el español internacional prefiere en su lugar los verbos “tomar” (tomar el autobús) o “agarrar” (agarrar el libro).



2 vistas

+420739753313 (solo SMS)

©2020 por Mónica Fidalgo. Creada con Wix.com